Evangelio del día 28 de enero – Tercera semana del tiempo ordinario ciclo C

Es tiempo de soltar

Logros

Es tiempo de soltar. Aquí dejo todo lo que me hace daño.
Es tiempo de ser más fluido con la gente, conmigo mismo.
Es momento de dejar ir, de permitir que el viento
me despeine y me sacuda; que se lleve el resentimiento,
que mi alma perdone deudas y deudores.

Es tiempo de que me perdone a mí mismo; ya me regañé bastante.
Fueron muchas las piedras que yo mismo puse en mi camino;
los puentes dinamitados, para autocastigo ya estuvo bien;
elijo el camino de la aceptación; es más barato.

Acepto y entiendo que merezco empezar de cero;
con el alma transparente, y el espíritu tranquilo.
En mi vida, a partir de ahora, lo que ha de ser, será.
Entiendo que por más que me angustie, no agregaré
un centímetro a mi estatura; Jesús tenía razón.
Es tiempo de relajarme. Dios no me está juzgando.
Así que, ¿por qué habría yo de hacerlo?

Es hora de levar anclas, de liberar cosas, de soltar gente.
Nadie tiene porqué ser como yo quiera. Así están perfectos.
Así ha funcionado hasta este momento su vida.
¿Qué mejor prueba podría pedir para convencerme?
Me dedico a atender lo mío, a refundarme. Viene bien tirar
lo que ya no sirve, perdonar. Entre ser feliz y tener razón,
elijo lo primero. Tener la razón es el peor de los desgastes,
pues te quita el sueño intentando corregir al universo.

Es hora de soltar, de confiar más en Dios y menos
en la apariencia de este mundo convulso. Me dejo ir.
La vida me conduce. Quiero comenzar de nuevo
con un corazón joven, que brinque de gusto
con los cantos que anuncian el día.

Como cuando éramos niños. ¿Te acuerdas?
Un alma que sea capaz de asombrarse con el amarillo
de los girasoles, de ver en el cielo un milagro pintado
de azul y no sólo un día más, llano y simple.
Es tiempo de soltar y maravillarme. He estado demasiado
ocupado para ver las estrellas.

Elijo mirar la sonrisa del sol. Elijo abrazar al aire.
Me ama lo suficiente para mantenerme con vida.
¿Qué mejor prueba de amor? Afortunadamente,
se me dio la facultad de elegir.

Elijo controlar
a mis propios demonios. Es más, he decidido
darles vacaciones. Es tiempo de soltar, de levar anclas,
de dejarme en paz. De tanto pelear conmigo mismo,
se me estaba olvidando a qué sabe la sonrisa.

Qué estupendo es cuando no controlas a nadie,
cuando no pides cuentas, cuando tiras a la basura los rencores.
A partir de ahora quiero ser más justo; la vida no es
un tablero de ajedrez, ni las personas caballos o alfiles.
Trato a la gente como me gustaría que me trataran.

Si algo nos debemos, te ofrezco un abrazo, te pido una disculpa.
Yo ya me perdoné. ¿Podrías hacerlo tú también? Yo te invito.
Renovación es una palabra muy comprometedora…
¡te obliga a caminar sin excusas! Sin nadie a quien echarle
la culpa de nada. Pero definitivamente es el camino al cielo.

Nada es casualidad, no hay accidentes en el mundo
de la voluntad. Por eso, sea cual sea la razón
por la que estés leyendo estas líneas, elijo creer que Dios
nos permitió crear este lazo, aun cuando ni siquiera
nos hayamos visto. Elijo creer que estamos dispuestos
a sembrar más sonrisas en nosotros mismos y en la gente.
Te deseo que, ahora y siempre, estés llena de bendiciones.

Si sueltas; tendrás las manos libres para recibir cosas nuevas.

Evangelio del día 28 de enero con el Padre Guillermo Serra

Evangelio según San Marcos 4, 26-34


Oración para el Día de la PAZ y la NO Violencia

Oración para la CUARESMA del Papa Francisco

ÁNGELUS con el Papa Francisco

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar