Evangelio del Domingo IV – Tiempo Ordinario Ciclo A

Evangelio del Domingo IV – Tiempo Ordinario Ciclo A

LAS BIENAVENTURANZAS DE JESÚS Y LA IGLESIA

La Iglesia de Jesús será bienaventurada, será dichosa cuando tenga un alma de pobre, porque estará más atenta a los necesitados y vivirá el evangelio con más libertad. Cuando esté llena de mansedumbre, porque será un regalo para este mundo lleno de violencia.

Cuando llore sus errores porque caminará hacia su conversión. Cuando busque con pasión el reino de Dios y su justicia, porque así alentará lo mejor del espíritu humano.

Cuando Dios le arranque el corazón de piedra y le dé un corazón de carne. Cuando introduzca en el mundo paz y no discordia, reconciliación y no enfrentamiento. Cuando se vea perseguida por seguir a Jesús.

LECTURAS PARA LA EUCARISTÍA

1ª LECTURA
Lectura del libro del profeta Sofonías 2,3; 3,12-13 

Buscad al Señor los humildes, que cumplís sus mandamientos; buscad la justicia, buscad la moderación, quizá podáis ocultaros el día de la ira del Señor. 

Dejaré en medio de tí un pueblo pobre y humilde, que confiará en el nombre del Señor. El resto de Israel no cometerá maldades, ni dirá mentiras, ni se hallará en su boca una lengua embustera; pastarán y se tenderán sin sobresaltos.

Palabra de Dios.

R: Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos

• El Señor mantiene su fidelidad perpetuamente él hace justicia a los oprimidos, él da pan a los hambrientos. R:
• El Señor libera a los cautivos. El Señor abre los ojos al ciego el Señor endereza a los que ya se doblan. R:
• El Señor ama a los justos, el Señor guarda a los peregrinos. R:
• Sustenta al huérfano y a la viuda y trastorna el camino de los malvados. El Señor reina eternamente, tu Dios, Sión, de edad en edad. R:

2ª LECTURA
Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 1,26-31 

Hermanos: Fijaos en vuestra asamblea: no hay en ella muchos sabios en lo humano, ni muchos poderosos, ni muchos aristócratas; todo lo contrario, lo necio del mundo lo ha escogido Dios para humillar a los sabios; lo débil del mundo lo ha escogido Dios para humillar a los fuertes. 

Aún más, ha escogido la gente baja del mundo, lo despreciable, lo que no cuenta, para anular a lo que cuenta, de modo que nadie pueda gloriarse en presencia del Señor. Por él vosotros sois en Cristo Jesús, en este Cristo que Dios ha hecho para nosotros sabiduría, justicia, santificación y redención. Y así -como dice la Escritura- «el que se gloría, que se gloríe en el Señor».

Palabra de Dios.

COMENTARIO A LA 2ª LECTURA

El apóstol Pablo se dirige a la comunidad de los cristianos de Corintio, que se hicieron discípulos de Jesús gracias a su predicación, para decirles que Dios se vale de la pequeñez, la pobreza, la sencillez y la humildad, -lo débil del mundo-, para humillar a los fuertes y que es sólo en Cristo Jesús, -nuestra sabiduría, santificación y redención-, en quien podemos gloriarnos.

EVANGELIO
Lectura del santo evangelio según san Mateo 5,1-12a

En aquel tiempo, al ver Jesús al gentío subió a la montaña, se sentó y se acercaron sus discípulos, y él se puso a hablar enseñándoles: 

Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Dichosos los sufridos, porque ellos heredarán la tierra. 

Dichosos los que lloran, porque ellos serán consolados. Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos quedarán saciados. Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. 

Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Dichosos los que trabajan por la paz, porque ellos se llamarán «los hijos de Dios». 

Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. 

Dichosos vosotros cuando os insulten, y os persigan, y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo. Palabra del Señor.

COMENTARIO SOBRE EL EVANGELIO

El evangelista Mateo nos presenta las bienaventuranzas como el programa de vida de todo seguidor de Jesús. Son como las condiciones fundamentales que debe vivir el discípulo para vivir el proyecto de Dios.

Quien quiera vivir de acuerdo al programa que nos presenta Jesús tendrá dificultades y problemas, pero tendrá también la fuerza de Dios y la alegría de vivir de acuerdo a su Palabra salvadora.

PARA NUESTRA REFLEXIÓN PERSONAL
UN CANTO DE AMOR

Las Bienaventuranzas que proclama Jesús en el Sermón de la montaña son un canto de amor y así nos dice:

Bienaventurados los que confían en Dios y en los verdaderos valores humanos, los que buscan el “ser” antes que el “tener” y consideran los bienes como un medio, no como un fin. Bienaventurados los que “comparten” y no “acumulan”.

Bienaventurados los que, llevados del amor, hacen suyas las penas y alegrías de los demás; los que “lloran con los que lloran y ríen con los que se ríen”, porque su corazón es ancho, luminoso y soleado.
Bienaventurados los sencillos, transparentes, sin segundas intenciones ni trampas, que se relacionan con los demás con confianza, como hermanos, viviendo en paz con la gente y gozando del encuentro con Dios.

Bienaventurados los comprensivos, los misericordiosos que miran a los demás con sensibilidad de hermanos, porque tendrán el corazón en paz.

Bienaventurados los que, movidos por el amor a los maltratados y atropellados, dan la cara por ellos, por el vecino, por el compañero de trabajo, por el familiar.

Bienaventurados los que saben comprometerse, los que construyen el Reino con su fidelidad profesional, con sus compromisos por una Iglesia y una sociedad mejores, porque se librarán del hastío, no se contentarán con satisfacciones superficiales, tendrán la alegría de sentirse útiles y una vida con pleno sentido.


Evangelio del Domingo IV – Tiempo Ordinario Ciclo C

EN EL CREYENTE LA FE Y EL AMOR TIENEN QUE IR DE LA MANO

      La fe supone creer en Alguien, pero no como una mera creencia intelectual. La fe implica que el creyente tiene que dar una respuesta personal como corresponde a cualquier encuentro de amor, sobre todo cuando quien toma la iniciativa siempre es Dios.

      Creer en Jesús, el Señor, tener fe en Él como todo acto voluntario que debe ser implica que esa fe debe estar refrendada por nuestras obras y no podemos quedarnos sólo en ritos.

La fe adulta compromete desde el momento que debe propiciar tener una actitud que ilumine este mundo nuestro secularizado, sin excluir, por supuesto, el justo valor que tiene todo lo humano.

Los cristianos aceptamos la autonomía de las leyes naturales con todas sus consecuencias, porque estamos convencidos que los avances de la ciencia son cosa de Dios.

      No podemos seguir interrogándonos por qué la fe cristiana en esta nuestra sociedad de la opulencia y el despilfarro está en entredicho.

A los seguidores de Jesús con frecuencia se nos ve desanimados y con pocas ganas de enfrentarnos a las dificultades. Los cambios son muy rápidos y el camino es difícil, como en todo tiempo, pero la fe solo está en entredicho cuando el amor fraterno no es la senda que nos caracteriza.

Fe y amor van de la mano, por lo que los cristianos deberíamos ponernos, cuanto antes, manos a la obra.                                   

LECTURAS PARA LA EUCARISTÍA

Lectura del libro de Jeremías 1,4-5. 17-19

En los días de Josías, recibí esta palabra del Señor:
– Antes de formarte en el vientre, te escogí; antes de que salieras del seno materno, te consagré: te nombré profeta de los gentiles.

Tú, cíñete los lomos, ponte en pie y diles lo que yo te mando. No les tengas miedo, que si no, yo te meteré miedo de ellos.

Mira; yo te convierto hoy en plaza fuerte, en columna de hierro, en muralla de bronce, frente a todo el país: frente a los reyes y príncipes de Judá, frente a los sacerdotes y la gente del campo. Lucharán contra ti, pero no te podrán, porque yo estoy contigo para librarte.

Palabra de Dios.

COMENTARIO A LA 1ª LECTURA

     El profeta Jeremías, elegido y llamado por Dios desde el mismo vientre de su madre, sabe que tiene una misión que debe cumplir sin miedo.

Sabe que Dios que lo envía lo hará fuerte y no podrán con él cuando se enfrente a reyes y príncipes, sacerdotes y pueblo llano, porque Dios está con él.    

SALMO 

 Sal 70, 1-2. 3-4a. 5-6ab. 15ab y 17
R. Mi boca contará tu salvación, Señor.

2ª LECTURA

Lectura de la 1ª carta del apóstol san Pablo a los Corintios 12,31_13,13

Hermanos:
Ambicionad los carismas mejores. Y aún os voy a mostrar un camino mejor.

Ya podría yo hablar las lenguas de los hombres y de los ángeles; si no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o unos platillos que aturden.

Ya podría tener el don de predicción y conocer todos los secretos y todo el saber; podría tener fe como para mover montañas; si no tengo amor, no soy nada.

Podría repartir en limosnas todo lo que tengo y aun dejarme quemar vivo; si no tengo amor, de nada me sirve.

El amor es comprensivo, el amor es servicial y no tiene envidia; el amor no presume ni se engríe; no es mal educado ni egoísta; no se irrita, no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad.

Disculpa sin límites, cree sin límites, espera sin límites, aguanta sin límites.

El amor no pasa nunca. ¿El don de predicar? -se acabará. ¿El don de lenguas? -enmudecerá. ¿El saber? -se acabará.

Porque inmaduro es nuestro saber e inmaduro nuestro predicar; pero cuando venga la madurez, lo inmaduro se acabará.

Cuando yo era niño, hablaba como un niño, sentía como un niño, razonaba como un niño. Cuando me hice un hombre, acabé con las cosas de niño.

Ahora vemos como en un espejo de adivinar; entonces veremos cara a cara.
Mi conocer es por ahora inmaduro, entonces podré conocer como Dios me conoce. En una palabra: quedan la fe, la esperanza, el amor: estas tres.

La más grande es el amor.

Palabra de Dios.

COMENTARIO A LA 2ª LECTURA

    El apóstol Pablo les dice a los cristianos de Corinto y nos dice a nosotros que el amor es el manantial de todos los bienes.

Podríamos tener dones especialísimos y hacer cosas maravillosas, pero nada de lo que hiciéramos tendría valor alguno si no lo hacemos por amor a los demás, un amor que está al servicio de los demás y que se debe practicar con humildad sin esperar nada a cambio, debe ser un amor desinteresado.                               

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Lucas 4,21-30

En aquel tiempo, comenzó Jesús a decir en la sinagoga:
– Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír.

Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de sus labios.

Y decían:
– ¿No es éste el hijo de José?

Y Jesús les dijo:
– Sin duda me recitaréis aquel refrán: «Médico, cúrate a ti mismo»; haz también aquí en tu tierra lo que hemos oído que has hecho en Cafarnaún.

Y añadió:
– Os aseguro que ningún profeta es bien mirado en su tierra. Os garantizo que en Israel había muchas viudas en tiempos de Elías, cuando estuvo cerrado el cielo tres años y seis meses, y hubo una gran hambre en todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, más que a una viuda de Sarepta, en el territorio de Sidón.

Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo; sin embargo, ninguno de ellos fue curado, más que Naamán, el sirio.

Al oír esto, todos en la sinagoga se pusieron furiosos y, levantándose, lo empujaron fuera del pueblo hasta un barranco del monte en donde se alzaba su pueblo, con intención de despeñarlo. Pero Jesús se abrió paso entre ellos y se alejaba.

Palabra de Dios

COMENTARIO SOBRE EL EVANGELIO

    El evangelista Lucas nos relata lo que sucedió a Jesús cuando se presentó en la sinagoga de su pueblo de Nazaret y afirmó que «la Escritura que leyeron allí, se cumplía en él».

Jesús les habla de su misión salvadora, por el perdón de los pecados, liberando a los oprimidos por el diablo, dando esperanza a los desheredados, en definitiva buscando la conversión a Dios de corazón y por eso no solamente rechazan su mensaje, sino que además tratan de despeñarle y así quitárselo de en medio. 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar