Lecturas diarias: 10 de Septiembre, Alégrate, el Señor está contigo!

Evangelio del día 10 de Septiembre con el Padre Guillermo Serra | Jueves de la vigésimo tercera semana del Tiempo ordinario

Disfruta cada día de la Palabra de Dios y compártela para que llegue a los corazones de tantos cristianos que necesitan este alimento diario.

EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 6, 27-38

Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian. 

Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa, ni aun la túnica le niegues.

A cualquiera que te pida, dale; y al que tome lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva. 

Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos. 

Porque si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores aman a los que los aman. 

Y si hacéis bien a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores hacen lo mismo. 

Y si prestáis a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores prestan a los pecadores, para recibir otro tanto. 

Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos. 

Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.

No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. 

Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir. 


Evangelio del día 9 de septiembre | † |  Evangelio del día 11 de septiembre

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


ORACIÓN del Ángelus por el Papa Francisco


¡Nunca más la guerra!

Queridos hermanos y hermanas,
quisiera hacerme intérprete del grito que,
con creciente angustia, se levanta en todas
las partes de la tierra, en todos los pueblos,
en cada corazón, en la única gran familia
que es la humanidad: ¡el grito de la paz!

Es el grito que dice con fuerza:
Queremos un mundo de paz, queremos ser
hombres y mujeres de paz, queremos
que en nuestra sociedad, desgarrada
por divisiones y conflictos, estalle la paz;
¡Nunca más la guerra! ¡Nunca más la guerra!
La paz es un don demasiado precioso,
que tiene que ser promovido y tutelado.

Hago un fuerte llamamiento a la paz,
un llamamiento que nace de lo más
profundo de mí mismo.
¡Cuánto sufrimiento, cuánta destrucción,
cuánto dolor ha ocasionado y ocasiona
el uso de las armas en este atormentado país,
especialmente entre la población civil inerme!

Pensemos: cuántos niños no podrán
ver la luz del futuro. Condeno con especial
firmeza el uso de las armas químicas.
Les digo que todavía tengo fijas en la mente
y en el corazón las terribles imágenes
de los días pasados.

Hay un juicio de Dios y también un juicio
de la historia sobre nuestras acciones,
del que no se puede escapar.
El uso de la violencia nunca trae la paz.
¡La guerra llama a la guerra,
la violencia llama a la violencia!

¿Qué podemos hacer nosotros por la paz en el mundo?
¡Que una cadena de compromiso por la paz una
a todos los hombres y mujeres de buena voluntad!
Es una fuerte y urgente invitación que dirijo
a toda la Iglesia Católica, pero que hago extensiva
a todos los cristianos de otras confesiones,
a los hombres y mujeres de las diversas religiones
y también a aquellos hermanos y hermanas no creyentes:
la paz es un bien que supera cualquier barrera,
porque es un bien de toda la humanidad.

Que el grito de la paz se alce con fuerza
para que llegue al corazón de todos y todos
depongan las armas y se dejen guiar por el deseo de paz.

¡Nunca más la guerra! ¡Nunca más la guerra!

Pidamos a María que nos ayude a responder a la violencia,
al conflicto y a la guerra, con la fuerza del diálogo,
de la reconciliación y del amor. Ella es Madre.
Que Ella nos ayude a encontrar la paz.
Todos nosotros somos sus hijos.

Ayúdanos, María, a superar este difícil momento
y a comprometernos, todos los días
y en todos los ambientes, en la construcción
de una auténtica cultura del encuentro y de la paz.
María, Reina de la Paz, ruega por nosotros.

Papa Francisco

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar