Lecturas diarias: 11 de Enero – Gracias, Dios y Padre

Lecturas diarias: 11 de Enero – Gracias, Dios y Padre

Disfruta cada día de la Palabra de Dios y compártela para que llegue a los corazones de tantos cristianos que necesitan este alimento diario.

Evangelio según San Marcos 1, 14-20

Después que Juan fue arrestado, Jesús se dirigió a Galilea. Allí proclamaba la Buena Noticia de Dios, diciendo: «El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca.

Conviértanse y crean en la Buena Noticia». Mientras iba por la orilla del mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que echaban las redes en el agua, porque eran pescadores. Jesús les dijo: «Síganme, y yo los haré pescadores de hombres».

Inmediatamente, ellos dejaron sus redes y lo siguieron.

Y avanzando un poco, vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban también en su barca arreglando las redes.

En seguida los llamó, y ellos, dejando en la barca a su padre Zebedeo con los jornaleros, lo siguieron.

Evangelio del día 10 de enero | † |  Evangelio del día 12 de enero

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


ÁNGELUS con el Papa Francisco

Oración para el año nuevo basado en una oración de Santa Teresa de Ávila

Oración para el año nuevo


¡Gracias, Dios y Padre!

Porque, en el bautismo de Jesús,

de nuevo te revelas y hablas.

Te expresas, oh Dios, como siempre lo haces:

con autoridad y, a la vez, con amor.

Lo haces porque, sabes que el hombre,

necesita del soplo de Jesús para vivir

de su mano, para levantarse,

de su amor, para llegarnos hasta Ti,

de tu mirada, para sentirnos amados.

¡Gracias, Dios y Padre!

Porque, sorprendentemente,

las nubes se abren y, lejos de desprender agua,

derraman palabras divinas,

consuelo para una humanidad resquebrajada,

esperanza para un mundo perdido.

¡Gracias, Dios y Padre!

Porque al bajar Jesús al río Jordán,

tienes sed de nosotros,

de nuestro amor y de nuestra generosidad,

de nuestra conversión y de nuestro corazón.

Porque no dejas de buscarnos:

Lo hiciste en Belén.

Lo hiciste con ángeles pregonando la Navidad.

Lo hiciste con una estrella buscando a los Magos.

Lo harás, dejando a tu Hijo, clavado en una cruz.

Lo harás siempre que sea necesario, Señor.

Por el hombre…todo.

Eres así, Dios y Padre.

Siempre ofreciendo amor al hombre.

¡Gracias, Dios y Padre!

Padre Javier Leoz

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar