11 de Enero – Dios nunca se equivoca

11 de Enero – Dios nunca se equivoca

Disfruta cada día de la Palabra de Dios y compártela para que llegue a los corazones de tantos cristianos que necesitan este alimento diario.

Evangelio según San Marcos 1, 14-20

Después que Juan fue arrestado, Jesús se dirigió a Galilea. Allí proclamaba la Buena Noticia de Dios, diciendo: “El tiempo se ha cumplido: el Reino de Dios está cerca.

Conviértanse y crean en la Buena Noticia”. Mientras iba por la orilla del mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que echaban las redes en el agua, porque eran pescadores. Jesús les dijo: “Síganme, y yo los haré pescadores de hombres”.

Inmediatamente, ellos dejaron sus redes y lo siguieron.

Y avanzando un poco, vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban también en su barca arreglando las redes.

En seguida los llamó, y ellos, dejando en la barca a su padre Zebedeo con los jornaleros, lo siguieron.

Evangelio del día 10 de enero | † |  Evangelio del día 12 de enero

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


ÁNGELUS con el Papa Francisco

Oración para el año nuevo basado en una oración de Santa Teresa de Ávila

Oración para el año nuevo


¡Dios nunca se equivoca!

Un rey que no creía en la bondad de DIOS.
Tenía un siervo que en todas las situaciones le decía:
Mi rey, no desanime porque todo lo que Dios hace
es perfecto, ¡Él no se equivoca!

Un día ellos salieron para cazar y una fiera atacó al rey.
Su siervo consiguió matar al animal, mas no pudo evitar
que el rey perdiese un dedo de la mano.

Furioso y sin mostrar gratitud por haber sido salvado,
el Rey dijo: ¿Dios es bueno? Si Él fuese bueno
yo no habría sido atacado y perdido mi dedo.

El siervo apenas respondió: Mi Rey, a pesar de todas
esas cosas, sólo puedo decirle que Dios es bueno;
y ‘El sabe el porqué de todas las cosas

Lo que Dios hace es perfecto. ¡Él nunca se equivoca!
Indignado con la respuesta, el rey mandó a apresar
a su siervo. Tiempos después, salió para otra cacería
y fue capturado por salvajes que hacían sacrificios humanos.

En el altar, listos para sacrificar al rey, los salvajes
percibieron que la víctima no tenía uno de los dedos
y lo soltaron: él no era perfecto para ser ofrecido a los dioses.

Al volver para el palacio, mandó a soltar a su siervo
y lo recibió muy afectuosamente.
Mi siervo: ¡Dios fue realmente bueno conmigo!
Escapé de ser sacrificado por los salvajes,
¡justamente por no tener un dedo!
Mas tengo una duda: Si Dios es tan bueno,
¿por qué permitió que tú, que tanto lo defiendes, fueses preso?

Mi rey, si yo hubiese ido con usted en esa cacería,
habría sido sacrificado en su lugar, pues no me falta ningún dedo.
Por eso, recuerde: todo lo que Dios hace es perfecto:
¡Él nunca se equivoca!

Muchas veces nos quejamos de la vida y de las cosas
aparentemente malas que nos pasan, olvidándonos
que nada es por casualidad y que todo tiene un propósito.
Todas las mañanas, ofrece tu día al Señor Jesús.

Pide a Dios inspirar tus pensamientos, guiar tus actos,
apaciguar tus sentimientos. Y nada temas, pues
¡DIOS NUNCA SE EQUIVOCA!

¿Sabes por qué tu recibiste este mensaje?
Yo no lo sé, mas Dios sabe, pues Él nunca se equivoca…

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar