Lecturas diarias: 2 de Enero – Tiempo de Navidad + Oración [Vídeo]

Lecturas diarias: 2 de Enero

https://www.youtube.com/watch?v=LriQrpJAAV4

Evangelio según San Juan 1,19-28. 

Este es el testimonio que dio Juan, cuando los judíos enviaron sacerdotes y levitas desde Jerusalén, para preguntarle: “¿Quién eres tú?”.

El confesó y no lo ocultó, sino que dijo claramente: “Yo no soy el Mesías”.

“¿Quién eres, entonces?”, le preguntaron: “¿Eres Elías?”. Juan dijo: “No”. “¿Eres el Profeta?”. “Tampoco”, respondió.

Ellos insistieron: “¿Quién eres, para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado? ¿Qué dices de ti mismo?”.

Y él les dijo: “Yo soy una voz que grita en el desierto: Allanen el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías”.

Algunos de los enviados eran fariseos, y volvieron a preguntarle: “¿Por qué bautizas, entonces, si tu no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?”.

Juan respondió: “Yo bautizo con agua, pero en medio de ustedes hay alguien al que ustedes no conocen:
él viene después de mí, y yo no soy digno de desatar la correa de su sandalia”.

Todo esto sucedió en Betania, al otro lado del Jordán, donde Juan bautizaba.

 

San Gregorio Magno (c. 540-604), papa y doctor de la Iglesia
Homilías sobre el Evangelio, n° 7

«Entre vosotros está uno que no conocéis: él viene detrás de mí»

“Yo bautizo con agua, pero entre vosotros hay uno que no conocéis». No está en espíritu, sino en el agua que Juan bautiza. Incapaz de perdonar los pecados, lava con agua el cuerpo de los bautizados, pero no se lava el espíritu para el perdón.

Entonces, ¿por qué bautizar, si no se limpian los pecados por su bautismo? ¿Por qué, si no permanecería en su papel de precursor? Al igual que al nacer, precedió al Señor que iba a nacer, también lo precedió, al bautizarse, el Señor que iba a ser bautizado.

Precursor de Cristo por su predicación, lo precedió también bautizando, el que fue la imagen del sacramento que estaba por venir.

Juan anunció un misterio cuando dijo que Cristo estaba entre los hombres y que no lo conocían, ya que el Señor, cuando se mostró en la carne se hizo visible en su cuerpo e invisible en su majestad.

Y Juan añade: “El que viene después de mí se ha puesto delante mío” (Jn 1,15)…; explica las causas de la superioridad de Cristo cuando dice: “Porque existía antes que yo”, como si dijera claramente: “Si va delante mío, aunque él nació después que yo, es porque el tiempo de su nacimiento, no le pone límites. Nacido de una madre en el tiempo, es engendrado por el Padre fuera del tiempo”.

Juan muestra humilde respeto, continúa: “yo no soy digno de desatar la correa de su sandalia.” Era costumbre entre los antiguos, que si alguien se negaba a casarse con una chica con la que estaba prometido, esta desataba la sandalia de aquel que se volvía atrás.

Pero Cristo ¿no se mostró como el Esposo de la santa Iglesia? … Pero debido a que los hombres pensaban que Juan era el Mesías – cosa que el mismo Juan negaba – se declara indigno de desatar la correa de su sandalia. Es como si dijera… “No me adjudico incorrectamente el nombre del esposo” (cf. Jn 3,29).

Doce velas para el 2017

Cuando se apagan, las últimas horas de este año 2017,
encendemos en lo más hondo de nuestras entrañas los mejores
deseos de paz, bienestar y alegría para el mundo.
¿Por qué no encender –ya desde ahora– doce cirios que reflejen
nuestra confianza y nuestra fe en Dios?

Esperanza para un mundo que se resiste a ser feliz.
La esperanza se siembra allá donde un cristiano trabaja, vive y piensa.

Alegría para el hombre que sube y baja, trabaja y conquista
montañas, pero al cual le cuesta sonreir.
La alegría es sinónimo de un corazón sano y espiritual.

Fortaleza para los momentos de dificultad.
La nochevieja tiene un defecto: nos hace olvidar,
por momentos, que “el día siguiente” existe.

Fe en Dios. El materialismo no da, por sí mismo, la felicidad al hombre.
Nunca, el ser humano se ha visto tan envuelto en el oropel de la riqueza y, contradictoriamente, tan ansioso e inquieto

Paz con los que me rodean. Uno de los fallos que tenemos es el pensar,
en la paz que tenemos demasiado lejos.

Volcar nuestros esfuerzos por la fraternidad cerca de nosotros,
está a nuestro alcance.

Conformidad con lo que me acontece y tengo.
Frente al afán de tener, uno vive más feliz, cuando disfruta de verdad
con lo que tiene, no con aquello que nunca podrá alcanzar.

Ilusión por poner, en cada día del año que comienza, una piedra
que vaya edificando algo que merezca la pena. Para nosotros
y también para los demás.

Animo por empezar de nuevo el camino que dejamos inacabado
en la consecución de nuestros proyectos, trabajos o ideales.
Roma no se hizo en un día.

Limpieza de ese baúl de recuerdos ingratos y de trastos inservibles
que, en el año viejo, nos han aportado pesimismo, desazón
o inquietud. El corazón lo agradecerá.

Altruismo sano y divino para hacer más agradable la vida a los demás.
Una vida sin sensación de “hacer algo por alguien” es como una tinaja
que nunca conoció la frescura del agua.

Coherencia para vivir según lo que uno cree y no, desde aquellos
postulados, que los listos de turno nos dictan.
Dar testimonio de nuestra fe, vivirla y defenderla puede ser
un claro síntoma de vivir lo que creemos.

Constancia en aquello que nos deseamos en las primeras horas
de este año. Un defecto que podemos tener es poner la primera piedra
y olvidarnos de seguir levantando el hermoso edificio que puede
ser estos 365 días.

P. Javier Leoz

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar