Lecturas diarias: 16 de Enero – Optar por la vida

Lecturas diarias: 16 de Enero – Optar por la vida

Evangelio según San Marcos 2, 13-17

Jesús salió nuevamente a la orilla del mar; toda la gente acudía allí, y él les enseñaba. Al pasar vio a Leví, hijo de Alfeo, sentado a la mesa de recaudación de impuestos, y le dijo: “Sígueme”.

El se levantó y lo siguió. Mientras Jesús estaba comiendo en su casa, muchos publicanos y pecadores se sentaron a comer con él y sus discípulos; porque eran muchos los que lo seguían.

Los escribas del grupo de los fariseos, al ver que comía con pecadores y publicanos, decían a los discípulos: “¿Por qué come con publicanos y pecadores?”.

Jesús, que había oído, les dijo: “No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos.

Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores”.

Evangelio del día 15 de enero | † |  Evangelio del día 17 de enero

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


Oración para la CUARESMA del Papa Francisco

Carta de DIOS a TÍ MUJER

ÁNGELUS con el Papa Francisco

Optar por la vida

Cuenta una fábula china que, en cierta ocasión,
una barca que transportaba a cinco personas
zozobró en medio de un río y los pasajeros
tuvieron que nadar para poder salvarse.

Uno de ellos, el mejor nadador, se quedaba atrás
a pesar de los esfuerzos que hacía.

Le impedía avanzar el cinturón de monedas
que llevaba amarrado.

Los que habían llegado a la orilla le gritaron:
“¡Eres tonto, no te empecines, vas a ahogarte!”.

Entonces, ¿de qué te servirá el dinero?
El hombre no tiraba el dinero.

Poco después el agua se lo tragaba.

Tenemos un gran amor a la vida,
pero a veces pueden más otros amores que,
ofreciéndonos felicidad, nos quitan la vida.

La palabra vida despierta interés y,
normalmente, la asociamos con la alegría,
el amor, la paz, la felicidad…

Dios es un Dios de vivos y quiere que vivamos plenamente.
Delante de nosotros está la vida y la muerte.
En la elección de una u otra está el futuro
para nosotros y para nuestra descendencia.

Los primeros creyentes se encontraron
con Jesús lleno de vida. El Resucitado
se les hacía presente en la vida cotidiana.

La experiencia fundamental era el encuentro
con Jesús vivo, que les daba una nueva posibilidad
de vida, sin miedo, sin complejos, sin sobresaltos.

Es curioso cómo los que, paralizados por la cobardía,
no se atrevían a confesarse como discípulos,
cuando se encontraron con el Resucitado,
arriesgaron su vida por la causa del Crucificado.

Él les cambió totalmente la existencia
hasta poder decir como Pablo:
“Ya no vivo yo, sino que es Cristo
quien vive en mí” (Galatas 2,20).

Quien vive de Cristo resucitado se convierte
en Buena Noticia para los demás.

Quien tiene la experiencia pascual,
opta por la vida, ama la vida,
trabaja porque todos tengan vida.
El amor es vida y comunica vida.

“Sabemos que hemos pasado de la muerte
a la vida, porque amamos a los hermanos.
Quien no ama permanece en la muerte (1 Jn 3,14).

Los que han optado por la vida, tendrán
que seguir los pasos de Cristo.

“Sería un error grave pretender apuntarse
a la Resurrección de Jesús en su último estadio
sin recorrer las mismas etapas históricas
que recorrió Jesús”.

Los que sirven a la causa de la vida,
sufrirán persecuciones, tribulaciones,
pero Jesús estará con ellos.

Dios quiere que vivamos desbordantemente felices
y que apoyemos la vida con decisión;
pero nosotros, por querer vivir mejor, a nuestro aire,
nos amarramos a lo que en vez de darnos vida
(dinero, droga, placer, fama…)
nos hunde cada día más en la muerte.

P. Eusebio Gómez Navarro OCD

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar