Oración de Pentecostés

Oración de Pentecostés

Espíritu Santo ven, el vídeo que el PAPA SAN JUAN PABLO II rezaba a diario

Ven, Espíritu Creador,
visita las almas de tus fíeles
y llena de la divina gracia los corazones,
que Tú mismo creaste.

Tú eres nuestro Consolador,
don de Dios Altísimo,
fuente viva, fuego, caridad
y espiritual unción.

Tú derramas sobre nosotros los siete dones;
Tú, el dedo de la mano de Dios;
Tú, el prometido del Padre;
Tú, que pones en nuestros labios los tesoros de tu palabra.

Enciende con tu luz nuestros sentidos;
infunde tu amor en nuestros corazones;
y, con tu perpetuo auxilio,
fortalece nuestra débil carne,

Aleja de nosotros al enemigo,
danos pronto la paz,
sé Tú mismo nuestro guía,
y puestos bajo tu dirección,
evitaremos todo lo nocivo.

Por Ti conozcamos al Padre,
y también al Hijo;
y que en Ti, Espíritu de entrambos,
creamos en todo tiempo.

Gloria a Dios Padre,
y al Hijo que resucitó,
y al Espíritu Consolador,
por los siglos infinitos. Amén.

V. Envía tu Espíritu y serán creados.
R. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos.

Oh Dios, que has iluminado los corazones de tus hijos con la luz del Espíritu Santo; haznos dóciles a tu Espíritu para gustar siempre el bien y gozar de su consuelo.

Por Jesucristo Nuestro Señor.

R. Amén.

Vivir según el Espíritu Santo, es difícil.

Dibujo de Pentecostés
Dibujo de Pentecostés

Vivir con el Espíritu Santo, no lo es tanto.

Es bueno pensar que, Él,
nos acompaña aunque no nos demos cuenta;
nos habla, aunque no lo escuchemos;
nos conduce, aunque acabemos

eligiendo el camino contrario;
nos transforma, aunque pensemos que,
todo, es obra nuestra.

Vivir Pentecostés.
Es pedirle a Dios, que nos ayude a construir
la gran familia de la Iglesia.

Es orar a Dios, para sacar de cada uno
lo mejor de nosotros mismos.

Es leer la Palabra y pensar:
“ésto lo dice Jesús para mí”.
Es comer la Eucaristía,
y sentir el milagro de la presencia real de Cristo.

Es rezar, y palpar –con escalofríos–
el rostro de un Dios que nos ama.

¡Pentecostés es el Dios invisible!
El Dios que camina junto a nuestros pasos
hasta el día en que nos llame a su presencia.

El Dios que nos da nuevos bríos e ilusiones.
El Dios que nos levanta, cuando caemos.
El Dios que nos une, cuando estamos dispersos.
El Dios que nos atrae, cuando nos divorciamos de Él.

¡Pentecostés es el Dios de la brisa!

El Dios que nos rodea con su silencio.
El Dios que nos indica con su consejo
El Dios que nos alza con su fortaleza
El Dios que nos hace grandes con su sabiduría.

El Dios que nos hace felices con su entendimiento.
El Dios que nos hace reflexivos con su santo temor.
El Dios que nos hace comprometidos,
con el don de piedad

El Dios que nos hace expertos,
por el don de la ciencia.

Pentecostés, entre otras cosas,
es valorar, vivir, comprender y estar orgullosos
de todo lo que nos prometió Jesús de Nazaret.
¿Cómo? Dejándonos guiar por su Espíritu.

P. Javier Leoz


Otras oraciones cristianas en inglés

[Más oraciones cristianas en padrenuestro.net]

🔥 ►SUSCRÍBETE A NUESTRO CANAL DE YOUTUBE y deja tu comentario: http://goo.gl/1IGeKw

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar