XXVII Domingo del Tiempo Ordinario

Reflexión para el XXVII Domingo del Tiempo ordinario

XXVII Domingo del Tiempo Ordinario – Una fe que mueva montañas.

En la búsqueda de la felicidad para nosotros y las personas que queremos no debemos darnos nunca por vencidos, debemos tener fe en que Dios nos escucha y está con nosotros, seguir luchando hasta el final, con una fe humilde, confiada y testimoniada.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar