Reflexión del evangelio para el XXXIII Domingo del tiempo ordinario

LECTURAS PARA LA EUCARISTÍA

1ª LECTURA

Lectura del libro del profeta Malaquías 4,1-2a 
Mirad que llega el día, ardiente como un horno: malvados y perversos serán la paja, y los quemaré el día que ha de venir -dice el Señor de los ejércitos-, y no quedará de ellos ni rama ni raíz. 
Pero a los que honran mi nombre los iluminará un sol de justicia, que lleva la salud en las alas.

Palabra de Dios.

  COMENTARIO A LA 1ª LECTURA     

El profeta Malaquías con un lenguaje apocalíptico nos presenta el final de los tiempos cuando Dios, bueno y justo, lleve junto a sí a los que durante su vida han honrado y bendecido su nombre.  

 Sal 97, 5-6. 7-9a. 9bc 
R. El Señor llega para regir la tierra con rectitud. 

2ª LECTURA

Lectura de la 2ª carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses 3,7-12 


Hermanos: 
Ya sabéis cómo tenéis que imitar mi ejemplo: no viví entre vosotros sin trabajar, nadie me dio de balde el pan que comí, sino que trabajé y me cansé día y noche, a fin de no ser carga para nadie. No es que no tuviera derecho para hacerlo, pero quise daros un ejemplo que imitar. 
Cuando viví con vosotros os lo dije: el que no trabaja, que no coma. Porque me he enterado de que algunos viven sin trabajar, muy ocupados en no hacer nada. 
Pues a ésos les digo y les recomiendo, por el Señor Jesucristo, que trabajen con tranquilidad para ganarse el pan.

Palabra de Dios.  

COMENTARIO A LA 2ª LECTURA

     El apóstol Pablo escribe a los cristianos de Tesalónica para animarlos a trabajar y no estar ociosos pensando que se aproximaba el fin de los tiempos. El “día del Señor” llegará, y es importante que nos encuentre “en paz con Él”.

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Lucas 21,5-19 


En aquel tiempo, algunos ponderaban la belleza del templo, por la calidad de la piedra y los exvotos. Jesús les dijo: 
– Esto que contempláis, llegará un día en que no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido. 
Ellos le preguntaron: 
– Maestro, ¿cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder? 
Él contestó: 
– Cuidado con que nadie os engañe. Porque muchos vendrán usando mi nombre diciendo: «Yo soy» o bien «el momento está cerca»; no vayáis tras ellos. 
Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico. 
Porque eso tiene que ocurrir primero, pero el final no vendrá enseguida. 
Luego les dijo: 
– Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países epidemias y hambre. Habrá también espantos y grandes signos en el cielo. Pero antes de todo eso os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a los tribunales y a la cárcel, y os harán comparecer ante reyes y gobernadores por causa de mi nombre: así tendréis ocasión de dar testimonio. 
Haced propósito de no preparar vuestra defensa: porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro. 
Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os traicionarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán por causa de mi nombre. 
Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá: con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.

Palabra del Señor.  

COMENTARIO SOBRE EL EVANGELIO

  Jesús, el Señor, nos habla de destrucción (del templo y del mundo), pero para edificar nuevamente, habla de morir para nacer a una nueva vida que ya no morirá.    

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar