19 de Enero – Calma mis pasos, Señor – Tiempo ordinario

19 de Enero – Calma mis pasos, Señor – Tiempo ordinario

Evangelio según San Mateo 2, 23-28

Un sábado en que Jesús atravesaba unos sembrados, sus discípulos comenzaron a arrancar espigas al pasar.

Entonces los fariseos le dijeron: “¡Mira! ¿Por qué hacen en sábado lo que no está permitido?”.

El les respondió: “¿Ustedes no han leído nunca lo que hizo David, cuando él y sus compañeros se vieron obligados por el hambre, cómo entró en la Casa de Dios, en el tiempo del Sumo Sacerdote Abiatar, y comió y dio a sus compañeros los panes de la ofrenda, que sólo pueden comer los sacerdotes?”.

Y agregó: “El sábado ha sido hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado. De manera que el Hijo del hombre es dueño también del sábado”.

Evangelio del día 18 de enero | † |  Evangelio del día 20 de enero

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


Oración para la CUARESMA del Papa Francisco

Carta de DIOS a TÍ MUJER

ÁNGELUS con el Papa Francisco

Calma mis pasos, Señor

DESACELERA los latidos de mi corazón,
calmando mi mente.

DISMINUYE mi ritmo apresurado
con una visión de la eternidad del tiempo.

En medio de las confusiones del día a día,
DAME la tranquilidad de las montañas.

RETIRA la tensión de mis músculos y nervios
con la música tranquilizante de los ríos
de aguas constantes que viven en mis recuerdos.

AYÚDAME a conocer el poder mágico
y reparador del sueño.

ENSÉÑAME el arte de tomar pequeños descansos,
reducir mi ritmo para contemplar una flor,
charlar con un amigo, acariciar a un niño,
leer un poema, oír una música preferida.

CALMA MI PASO, SEÑOR, para que yo pueda percibir
en medio de la incesante labor cotidiana, de los ruidos,
luchas, alegrías, cansancios o desalientos,
TU PRESENCIA constante en mi corazón.

CALMA MI PASO, SEÑOR,
para que yo pueda entonar el cántico
de la esperanza, sonreír para mi prójimo
y hacer silencio para escuchar TU VOZ.

CALMA MI PASO, SEÑOR,
e inspírame a enterrar mis raíces
en el suelo de los valores duraderos de la vida,
para que yo pueda crecer hasta las estrellas
de mi destino mayor.

¡GRACIAS SEÑOR!
Por el día de hoy, por la familia que me diste,
por mis hermanos de la vida, mi trabajo,
…y sobretodo, por tu presencia en mi vida.
Amén.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar