Lecturas del día: 28 de Abril – Dos manos en el costado de Cristo

Lecturas del día: 28 de Abril – Dos manos en el costado de Cristo

Juan XXIII y Juan Pablo Segundo
Hoy, desde la bondad uno y desde su ser misionero otro,
estarán proclamando lo que hicieron verdad con sus vidas:
¡El Señor ha resucitado!

Como a Tomás, también a ellos,
el Señor se les ha aparecido en la Octava de la Pascua
y, sin pretenderlo ni necesitarlo,
les dice que –su Iglesia– que une y ata en la tierra,
los proclama Santos entre todos los Santos.
¡Gracias, oh Señor! ¡Gracias, Iglesia militante!
Porque, sus manos, que bendijeron y perdonaron.
Porque, sus manos, que indicaron y señalaron.
Porque, sus manos, que abrazaron y amaron,
recogen nuestras oraciones y nuestros deseos,
dejándolo todo a tus pies, Creador que habitas, en el cielo.
¡A Ti, Señor, gloria y alabanza!

Manos quisiéramos, oh Señor, de Juan XXIII,
para presentar la bondad como distintivo de la Iglesia.
Manos anhelamos, oh Jesús, de Juan Pablo II,
para ser valientes y decididos en nuestra entrega.
Manos necesitamos, oh Resucitado, de Juan XXIII,
para abrir ventanas por las que entre aire fresco.
Manos soñamos, oh costado abierto, de Juan Pablo II,
para no doblegarnos y permanecer fieles hasta el final.

¡A Ti, Señor, con ellos gloria y alabanza!
Dos manos, de Juan XXIII y Juan Pablo II,
que nos acompañan desde el costado abierto de Cristo.
Porque, hoy más que nunca, ellos así lo están viviendo.
Porque, es Pascua y es cierto,
que también nosotros lo vemos desde la distancia
y, sabemos, que Cristo nunca engaña.
Dos manos, que desde el corazón de la cristiandad,
nos señalaron que Jesús murió y resucitó.
Dos manos que, bajo las bóvedas del cielo,
nos recordaron que Cristo es Camino, Verdad y Vida.
Dos manos que, con sonrisas y fuerza,
nos alertaron del peligro de vivir sin Dios.
Dos manos, Juan XXIII y Juan Pablo II,
que acogen la plegaria de toda la Iglesia,
de todos los cristianos, de todos los hombres
y mujeres de nuestro tiempo que dicen hoy y mañana:
¡Señor mío y Dios mío!

P. Javier Leoz

Evangelio del día 28 de abril con el Padre Guillermo Serra

Disfruta cada día de la Palabra de Dios y compártela para que llegue a los corazones de tantos cristianos que necesitan este alimento diario.

Evangelio según San Juan 12, 44-50

En aquel tiempo, exclamó Jesús con fuerte voz: «El que cree en mí, no cree en mí, sino en aquel que me ha enviado; el que me ve a mí ve a aquel que me ha enviado. Yo he venido al mundo como luz, para que el que crea en mí no siga en tinieblas.

Si alguno oye mis palabras y no las pone en práctica, yo no lo voy a condenar; porque no he venido al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo.

El que me rechaza y no acepta mis palabras, tiene ya quien lo condene: las palabras que yo he hablado lo condenarán en el último día. Porque yo no he hablado por mi cuenta, sino que mi Padre, que me envió, me ha mandado lo que tengo que decir y hablar. Y yo sé que su mandamiento es vida eterna. Así pues, lo que hablo, lo digo como el Padre me lo ha dicho».

Evangelio del día 27 de abril | † |  Evangelio del día 29 de abril

† Si quieres recibir el evangelio de cada día, SUBSCRÍBETE A NUESTRO CANAL


VÍDEOS para la PASCUA de RESURRECCIÓN 2021

50 días de Camino de la PASCUA a PENTECOSTÉS

ÁNGELUS con el Papa Francisco


Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar